Información

Consumo de energía celular e ingesta de alimentos

Consumo de energía celular e ingesta de alimentos


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Me pregunto si cada célula del cuerpo humano comienza a consumir un diez por ciento más de energía, ¿cuánta comida hay que consumir en comparación con la ingesta normal?


Seguridad alimentaria: tecnologías / técnicas de análisis de alimentos

Energía

La energía alimentaria se define como la energía liberada por los carbohidratos, grasas, proteínas y otros compuestos orgánicos. Cuando los tres principales nutrientes calorígenos (carbohidratos, grasas y proteínas) de un alimento se queman completamente con cantidades suficientes de oxígeno, libera energía o calorías de los alimentos que se expresan en kilojulios (kJ) o kilocalorías (kcal). La energía de los alimentos se mide generalmente con un calorímetro de bomba basado en el calor de combustión (Insel et al., 2012 ).

La energía liberada por un alimento en particular es un parámetro crítico en la nutrición. Se ha considerado que varias enfermedades crónicas como la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares son causadas por una ingesta excesiva de energía. Todos los fabricantes de alimentos ahora deben etiquetar la energía de sus productos para ayudar a los consumidores a controlar su ingesta energética. Las grasas tienen la mayor cantidad de energía alimentaria por masa, hasta 9 kcal g −1. La mayoría de los carbohidratos y proteínas tienen aproximadamente 4 kcal g -1, mientras que las fibras tienen menos debido a su baja digestibilidad y absorbancia en el cuerpo humano (Insel et al., 2012). Restringir el consumo a largo plazo de alimentos de alto contenido energético ricos en grasas y azúcar puede reducir la incidencia de obesidad y otras enfermedades.


Misma célula nerviosa: influencia diferente en la ingesta de alimentos

Las células nerviosas, también llamadas neuronas, en nuestro cerebro controlan todos los procesos básicos de nuestro cuerpo. Por esta razón, existen diferentes tipos de neuronas distribuidas en regiones específicas del cerebro. Investigadores del Instituto Max Planck de Investigación Metabólica y el Grupo de Excelencia en Investigación del Envejecimiento CECAD de la Universidad de Colonia han desarrollado un enfoque que les permite demostrar que las neuronas que supuestamente son iguales son en realidad muy diferentes: no solo detectan hormonas diferentes. para el estado energético del cuerpo, pero también tienen una influencia diferente en la ingesta de alimentos. Esto puede tener un efecto directo en nuestro metabolismo, por ejemplo, al restringir diferencialmente nuestro apetito.

El cerebro procesa nuestras percepciones sensoriales, controla nuestro comportamiento y almacena nuestros recuerdos. Debido a estas muchas funciones, existen diferentes tipos de células nerviosas con tareas específicas en diferentes regiones de nuestro cerebro. Uno de esos tipos de células nerviosas son las llamadas neuronas POMC, que desempeñan un papel importante en el metabolismo de nuestro cuerpo. "Las neuronas POMC están involucradas de manera crítica en el control del apetito, el gasto de energía y el metabolismo", explica Nasim Biglari, un doctorado recientemente graduado y primer autor del estudio. "En los últimos años, se ha confirmado cada vez más que las neuronas POMC son más diversas de lo que se pensaba". Tales diferencias resultan, por ejemplo, de una respuesta diferente a las hormonas secretadas por el cuerpo y solo se notan cuando se comparan neuronas POMC individuales entre sí. En tal caso, los científicos se refieren a diferentes subtipos de neuronas. "Hasta ahora no se ha aclarado si los diferentes subtipos también juegan un papel diferente en el metabolismo", dice Nasim Biglari.

Misma célula nerviosa: influencia diferente en la ingesta de alimentos

"Ahora hemos logrado hacer visibles diferentes subtipos de neuronas en ratones a nivel genético y, por lo tanto, pudimos someterlos a una investigación más detallada", dice Nasim Biglari. "Con este nuevo enfoque genético, pudimos describir dos subtipos diferentes de neuronas POMC en detalle por primera vez. Por ejemplo, nuestros resultados muestran una distribución diferente de los dos subtipos dentro de la misma región específica del cerebro. Además, detectan diferentes hormonas para el estado energético del cuerpo. Los dos subtipos incluso actúan de manera diferente en la ingesta de alimentos, con una parte de las neuronas POMC suprimiendo el apetito de manera más potente que la otra ". Debido a la influencia de las neuronas POMC sobre el metabolismo y la ingesta de alimentos, estas observaciones también podrían ser relevantes para enfermedades como la obesidad y la diabetes.

"Pudimos demostrar por primera vez que la diversidad de neuronas POMC es importante para su función en el control del metabolismo. En experimentos posteriores, nos gustaría abordar cada vez más las preguntas de cómo los dos subtipos de neuronas POMC influyen en el metabolismo en detalle y qué circuitos neuronales del cerebro utilizan para llevar a cabo sus efectos ", Nasim Biglari espera con ansias futuros experimentos. "Sin embargo, de manera más general, el enfoque que hemos desarrollado también se puede utilizar para identificar subtipos de células en otros órganos y para otros tipos de células. Esto podría conducir a muchos más conocimientos sobre la diversidad de las células de nuestro cuerpo".

N. Biglari, I. Gaziano, J. Schumacher, J. Radermacher, L. Paeger, P. Klemm, W. Chen, S. Corneliussen, CM Wunderlich, M. Sue, S. Vollmar, T. Klo? Ckener, T . Sotelo-Hitschfeld, A. Abbasloo, F. Edenhofer, F. Reimann, FM Gribble, H. Fenselau, P. Kloppenburg, FT Wunderlich y JC Bru? Ning

La focalización interseccional revela una arquitectura de microcircuito refinada de neuronas POMC heterogéneas que expresan Glp1r y Lepr.

Descargo de responsabilidad: AAAS y EurekAlert! ¡no somos responsables de la precisión de los comunicados de prensa publicados en EurekAlert! por las instituciones contribuyentes o para el uso de cualquier información a través del sistema EurekAlert.


Efecto del consumo de alcohol en la ingesta energética de alimentos: una revisión sistemática y un metanálisis

La relación entre el consumo de alcohol y el peso corporal es compleja e inconclusa y está potencialmente mediada por el tipo de alcohol, los niveles de consumo habitual y las diferencias de sexo. El consumo excesivo y regular de alcohol se ha correlacionado positivamente con el aumento del peso corporal, aunque no está claro si esto se debe al consumo de alcohol per se oa la ingesta adicional de energía de los alimentos. Esta revisión explora los efectos del consumo de alcohol sobre la ingesta energética de alimentos en adultos sanos. Se realizaron búsquedas en CINAHL Plus, EMBASE, Medline y PsycINFO hasta febrero de 2018 en busca de ensayos controlados cruzados y aleatorizados en los que se comparó una dosis de alcohol con una condición no alcohólica. La calidad del estudio se evaluó mediante la herramienta Proyecto de práctica de salud pública efectiva. Se incluyeron un total de veintidós estudios con 701 participantes de los 18 427 artículos recuperados. Los estudios demostraron sistemáticamente que no hay compensación por la ingesta energética de bebidas alcohólicas, y la ingesta energética dietética no disminuyó debido a la ingestión de bebidas alcohólicas. Se realizaron metanálisis que utilizaron el modelo de efectos aleatorios en doce estudios y demostraron que el consumo de bebidas alcohólicas aumentó significativamente la ingesta energética de alimentos y la ingesta total de energía en comparación con un comparador no alcohólico mediante diferencias de medias ponderadas de 343 (IC del 95%: 161, 525) y 1072 (95% CI 820, 1323) kJ, respectivamente. La generalizabilidad se limita a los adultos más jóvenes (18 a 37 años) y los metanálisis de algunos resultados tuvieron una heterogeneidad estadística sustancial o evidencia de efectos de estudios pequeños. Esta revisión sugiere que los adultos no compensan adecuadamente la energía del alcohol comiendo menos, y una dosis de alcohol relativamente modesta puede dar lugar a un aumento en el consumo de alimentos.

Palabras clave: Bebidas electrónicas Bebidas que contienen energía Bebidas N sin bebida Bebidas NE Bebidas que no contienen energía o son insignificantes Consumo de alcohol Ingesta de energía alimentaria Ingesta de alimentos Revisiones sistemáticas Ingesta total de energía.


El consumo de Stevia antes del almuerzo reduce el apetito y la ingesta total de energía sin afectar la glucemia o el sesgo de atención a las señales alimentarias: un ensayo controlado aleatorio doble ciego en adultos sanos

Fondo: La stevia es una alternativa sin calorías a los azúcares calóricos. La sustitución de edulcorantes calóricos por edulcorantes no calóricos reduce la energía disponible, pero sus efectos sobre el apetito, la ingesta posterior de alimentos y las respuestas neurocognitivas aún no están claros.

Objetivo: El objetivo era examinar si la dulzura con o sin calorías influye en la ingesta de alimentos, el apetito, las concentraciones de glucosa en sangre y el sesgo de atención (AB) a las señales alimentarias.

Métodos: Este fue un estudio cruzado aleatorio, controlado, doble ciego. Participantes sanos [n = 20 de 27 ± 5 años, 55% de IMC femenino (kg / m2): 21,8 ± 1,5] completaron 5 visitas, consumieron 5 bebidas del estudio: 330 ml de agua (control, sin sabor dulce, sin calorías) y 330 ml de agua que contienen 40 g de glucosa o sacarosa (calorías de sabor dulce, ambas 160 kcal), maltodextrina (sin calorías de sabor dulce, 160 kcal) o 240 ppm de stevia (sabor dulce, sin calorías). Las bebidas de glucosa y stevia se combinaron en cuanto a dulzor. Las calificaciones subjetivas del apetito y la glucosa en sangre se midieron al inicio del estudio y a los 15, 30 y 60 minutos posprandialmente. A los 15 minutos, los participantes realizaron una tarea de sonda de puntos visuales para evaluar AB a las señales alimentarias. A los 30 minutos, se les ofreció a los participantes una ingesta de comida ad libitum durante el almuerzo.

Resultados: Las calificaciones subjetivas del apetito mostraron que la precarga de dulzor y el contenido calórico afectaron el apetito. El AUC total para la glucemia fue significativamente mayor después de las bebidas calóricas (media ± DE: maltodextrina, 441 ± 57.6 glucosa, 462 ± 68.1 sacarosa, 425 ± 53.6 mmol × min × L-1) en comparación con ambas stevia (320 ± 34.2 mmol × min x L-1) y agua (304 ± 32,0 mmol x min x L-1) (todos P & lt 0,001). La ingesta total de energía (bebida y comida) fue significativamente menor después de la bebida de stevia (727 ± 239 kcal) en comparación con el agua (832 ± 198 kcal, P = 0,013), sin diferencias significativas entre el agua y las bebidas calóricas (P = 1,00 para agua frente a maltodextrina, glucosa y sacarosa). Sin embargo, la AB relacionada con los alimentos no difirió entre las condiciones (P = 0,140).

Conclusiones: Este estudio encontró un efecto beneficioso y específico de una bebida de stevia consumida antes de una comida sobre el apetito y la ingesta de energía en adultos sanos. Este ensayo está registrado en Clinicaltrials.gov como NCT03711084.

Palabras clave: apetito atención glucosa en sangre ingesta energética señales alimentarias adultos sanos edulcorantes no nutritivos stevia.


Aspectos cronobiológicos de la ingesta alimentaria y el metabolismo y su relevancia en el equilibrio energético y la regulación del peso.

El sobrepeso y la obesidad son el resultado de un balance energético positivo crónico, por lo que las únicas terapias eficaces son una dieta que, a largo plazo, aporta menos calorías que la energía y el ejercicio consumidos diariamente. Debido a que casi todas las funciones fisiológicas y bioquímicas del cuerpo muestran variaciones circadianas, se puede sugerir que también diferentes aspectos cronobiológicos de la ingesta de alimentos, como la hora del día, la frecuencia y regularidad de las comidas, y también las desincronizaciones circadianas, como en el trabajo por turnos, pueden afectar el metabolismo energético y el peso. regulación. Por lo tanto, el objetivo de esta revisión es resumir y discutir los estudios que han abordado estos problemas en el pasado y también proporcionar una descripción general sobre las variaciones circadianas de aspectos seleccionados del metabolismo, la fisiología intestinal y también los factores que pueden influir en la regulación energética general. Los resultados muestran que una desincronización crónica del sistema circadiano como en el trabajo por turnos y también la falta de sueño pueden favorecer el desarrollo de la obesidad. Además, con respecto al equilibrio energético, una mayor frecuencia de las comidas y un patrón de alimentación regular parecen ser más ventajosos que tomar las comidas de forma irregular y rara vez. Se requieren estudios adicionales para concluir si la ingesta de alimentos dependiente de la hora del día influye significativamente en la regulación del peso en humanos.

© 2010 Los Autores. revisiones de la obesidad © 2010 Asociación Internacional para el Estudio de la Obesidad.


¿Podría la genética influir en lo que nos gusta comer?

¿Alguna vez te has preguntado por qué sigues comiendo ciertos alimentos, incluso si sabes que no son buenos para ti? Las variantes genéticas que afectan la forma en que funciona nuestro cerebro pueden ser la razón, según un nuevo estudio. La nueva investigación podría conducir a nuevas estrategias para capacitar a las personas para que disfruten y sigan sus dietas óptimas.

Silvia Berciano, becaria predoctoral de la Universidad Autónoma de Madrid, presentará los nuevos hallazgos en las Sesiones Científicas de la Sociedad Americana de Nutrición y en la reunión anual durante la reunión de Biología Experimental 2017, que se celebrará del 22 al 26 de abril en Chicago.

"La mayoría de las personas tienen dificultades para modificar sus hábitos alimenticios, incluso si saben que es lo mejor para ellos", dijo Berciano. "Esto se debe a que nuestras preferencias alimentarias y nuestra capacidad para trabajar hacia metas o seguir planes afectan lo que comemos y nuestra capacidad para cumplir con los cambios en la dieta. El nuestro es el primer estudio que describe cómo los genes cerebrales afectan la ingesta de alimentos y las preferencias dietéticas en un grupo de personas sanas . "

Aunque investigaciones anteriores han identificado genes involucrados con comportamientos observados en trastornos alimentarios como la anorexia o la bulimia, se sabe poco sobre cómo la variación natural en estos genes podría afectar los comportamientos alimentarios en personas sanas. La variación genética es el resultado de sutiles diferencias de ADN entre individuos que hacen que cada persona sea única.

Para el nuevo estudio, los investigadores analizaron la genética de 818 hombres y mujeres de ascendencia europea y recopilaron información sobre su dieta mediante un cuestionario. Los investigadores encontraron que los genes que estudiaron desempeñaban un papel importante en las elecciones alimentarias y los hábitos dietéticos de una persona. Por ejemplo, una mayor ingesta de chocolate y un tamaño de cintura más grande se asociaron con ciertas formas del gen del receptor de oxitocina, y un gen asociado a la obesidad jugó un papel en la ingesta de vegetales y fibra. También observaron que ciertos genes estaban involucrados en la ingesta de sal y grasas.

Los nuevos hallazgos podrían usarse para informar enfoques de medicina de precisión que ayuden a minimizar el riesgo de una persona de enfermedades comunes, como diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer, adaptando la prevención y la terapia basadas en la dieta a las necesidades específicas de un individuo.

"El conocimiento adquirido a través de nuestro estudio allanará el camino para una mejor comprensión del comportamiento alimentario y facilitará el diseño de consejos dietéticos personalizados que serán más receptivos para el individuo, lo que resultará en un mejor cumplimiento y resultados más exitosos", dijo Berciano.

Los investigadores planean realizar investigaciones similares en otros grupos de personas con diferentes características y etnias para comprender mejor la aplicabilidad y el impacto potencial de estos hallazgos. También quieren investigar si las variantes genéticas identificadas asociadas con la ingesta de alimentos están relacionadas con un mayor riesgo de enfermedades o problemas de salud.


Misma célula nerviosa: influencia diferente en la ingesta de alimentos

Las células nerviosas, también llamadas neuronas, en nuestro cerebro controlan todos los procesos básicos de nuestro cuerpo. Por esta razón, existen diferentes tipos de neuronas distribuidas en regiones específicas del cerebro. Investigadores del Instituto Max Planck de Investigación Metabólica y el Grupo de Excelencia en Investigación del Envejecimiento CECAD de la Universidad de Colonia han desarrollado un enfoque que les permite demostrar que las neuronas que supuestamente son iguales son en realidad muy diferentes: no solo detectan hormonas diferentes. para el estado energético del cuerpo, pero también tienen una influencia diferente en la ingesta de alimentos. Esto puede tener un efecto directo sobre nuestro metabolismo, por ejemplo, al restringir diferencialmente nuestro apetito.

El cerebro procesa nuestras percepciones sensoriales, controla nuestro comportamiento y almacena nuestros recuerdos. Debido a estas muchas funciones, existen diferentes tipos de células nerviosas con tareas específicas en diferentes regiones de nuestro cerebro. Uno de esos tipos de células nerviosas son las llamadas neuronas POMC, que desempeñan un papel importante en el metabolismo de nuestro cuerpo. "Las neuronas POMC están involucradas de manera crítica en el control del apetito, el gasto de energía y el metabolismo", explica Nasim Biglari, un doctorado recientemente graduado y primer autor del estudio. "En los últimos años, se ha confirmado cada vez más que las neuronas POMC son más diversas de lo que se pensaba". Tales diferencias resultan, por ejemplo, de una respuesta diferente a las hormonas secretadas por el cuerpo y solo se notan cuando se comparan neuronas POMC individuales entre sí. En tal caso, los científicos se refieren a diferentes subtipos de neuronas. "Hasta ahora no se ha aclarado si los diferentes subtipos también juegan un papel diferente en el metabolismo", dice Nasim Biglari.

Misma célula nerviosa: influencia diferente en la ingesta de alimentos

"Ahora hemos logrado hacer visibles diferentes subtipos de neuronas en ratones a nivel genético y, por lo tanto, pudimos someterlos a una investigación más detallada", dice Nasim Biglari. "Con este nuevo enfoque genético, pudimos describir dos subtipos diferentes de neuronas POMC en detalle por primera vez. Por ejemplo, nuestros resultados muestran una distribución diferente de los dos subtipos dentro de la misma región específica del cerebro. Además, detectan diferentes hormonas para el estado energético del cuerpo. Los dos subtipos incluso actúan de manera diferente en la ingesta de alimentos, con una parte de las neuronas POMC suprimiendo el apetito de manera más potente que la otra ". Debido a la influencia de las neuronas POMC sobre el metabolismo y la ingesta de alimentos, estas observaciones también podrían ser relevantes para enfermedades como la obesidad y la diabetes.

"Pudimos demostrar por primera vez que la diversidad de neuronas POMC es importante para su función en el control del metabolismo. En experimentos posteriores, nos gustaría abordar cada vez más las preguntas de cómo los dos subtipos de neuronas POMC influyen en el metabolismo en detalle y qué circuitos neuronales del cerebro utilizan para llevar a cabo sus efectos ", Nasim Biglari espera con ansias futuros experimentos. "Sin embargo, de manera más general, el enfoque que hemos desarrollado también se puede utilizar para identificar subtipos de células en otros órganos y para otros tipos de células. Esto podría conducir a muchos más conocimientos sobre la diversidad de las células de nuestro cuerpo".

N. Biglari, I. Gaziano, J. Schumacher, J. Radermacher, L. Paeger, P. Klemm, W. Chen, S. Corneliussen, CM Wunderlich, M. Sue, S. Vollmar, T. Klo? Ckener, T . Sotelo-Hitschfeld, A. Abbasloo, F. Edenhofer, F. Reimann, FM Gribble, H. Fenselau, P. Kloppenburg, FT Wunderlich y JC Bru? Ning

La focalización interseccional revela una arquitectura de microcircuitos refinada de neuronas POMC heterogéneas que expresan Glp1r y Lepr.

Descargo de responsabilidad: AAAS y EurekAlert! ¡no somos responsables de la precisión de los comunicados de prensa publicados en EurekAlert! por las instituciones contribuyentes o para el uso de cualquier información a través del sistema EurekAlert.


34: Nutrición animal y sistema digestivo

  • Contribuido por OpenStax
  • Biología general en OpenStax CNX

Todos los organismos vivos necesitan nutrientes para sobrevivir. Si bien las plantas pueden obtener las moléculas necesarias para la función celular a través del proceso de fotosíntesis, la mayoría de los animales obtienen sus nutrientes mediante el consumo de otros organismos. A nivel celular, las moléculas biológicas necesarias para la función animal son los aminoácidos, las moléculas de lípidos, los nucleótidos y los azúcares simples. Sin embargo, los alimentos consumidos consisten en proteínas, grasas y carbohidratos complejos. Los animales deben convertir estas macromoléculas en moléculas simples necesarias para mantener las funciones celulares, como ensamblar nuevas moléculas, células y tejidos. La conversión de los alimentos consumidos en los nutrientes necesarios es un proceso de varios pasos que implica la digestión y la absorción. Durante la digestión, las partículas de alimentos se descomponen en componentes más pequeños y luego son absorbidas por el cuerpo.


Nuevas pautas para los deportistas sobre la ingesta de proteínas

Una revisión dirigida por un científico deportivo de la Universidad de Stirling ha establecido nuevas pautas internacionales para la ingesta de proteínas en atletas de pista y campo.

Los hallazgos del documento forman parte de la declaración de consenso actualizada de la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF) sobre nutrición deportiva para atletas de pista y campo.

El Dr. Oliver Witard, de la Facultad de Ciencias de la Salud y el Deporte de Stirling, dirigió el tema de las proteínas de la declaración junto con expertos del Comité Olímpico y Paralímpico de Noruega y la Confederación del Deporte, y la Universidad McMaster en Hamilton, Canadá.

Al explicar los hallazgos, el Dr. Witard, del Grupo de Investigación de Fisiología, Ejercicio y Nutrición en Stirling, dijo: "Los atletas de pista y campo participan en un entrenamiento vigoroso que ejerce presión sobre los sistemas fisiológicos que requieren apoyo nutricional para una recuperación óptima. En este artículo, destacamos los beneficios de la ingesta de proteínas en la dieta para la adaptación al entrenamiento, la manipulación de la composición corporal y la optimización del rendimiento en atletas de pista y campo.

"Recomendamos que, para facilitar la remodelación de nuestras proteínas musculares, que se están recuperando rápidamente debido a sus altos volúmenes de entrenamiento, los atletas de pista y campo deben apuntar a una ingesta de proteínas de alrededor de 1.6 gramos por kilogramo de masa corporal cada día si su el objetivo es aumentar la masa muscular ".

El documento también ofrece orientación a los atletas de pista y campo que buscan optimizar su relación de fuerza, potencia o resistencia con el peso corporal para obtener una ventaja en el rendimiento.

"Los atletas de pista y campo que restringen la ingesta de energía, y tienen el objetivo de minimizar la pérdida de masa corporal magra, deben apuntar a ingestas de proteínas de entre 1,6 y 2,4 gramos por kilogramo de masa corporal al día", continuó el Dr. Witard.

La declaración de consenso anterior de la IAAF se publicó en 2007 y, desde entonces, la evidencia que sustenta las estrategias de nutrición para la adaptación y la manipulación física en los atletas ha evolucionado considerablemente. La declaración actualizada fue dirigida por la profesora Louise M Burke, del Instituto Australiano de Deporte y la Universidad Católica Australiana.

El Dr. Witard agregó: "Los atletas de alto rendimiento ahora tienen acceso a una declaración de consenso actualizada que informa sobre las mejores prácticas de nutrición proteica para optimizar la composición corporal".


Ver el vídeo: Comportamiento alimentario (Diciembre 2022).